Las marcas son elegidas a diario según su validez y pertinencia emocional con el público.

Marc Gobé, padre del concepto branding emocional, explicaba que el mayor error de las estrategias de branding es creer que el branding se basa en cuotas de mercado, en lugar de basarse en emociones.

El branding emocional nos acerca con inteligencia y sensibilidad al consumidor, es nuestra oportunidad de generar un vínculo con el consumidor y credibilidad en la marca. Recordemos que hoy en día existen innumerables opciones de productos, por lo tanto es de gran importancia ofrecerle al consumidor una marca que brinde identidad, diferenciación y personalidad.

Con el objetivo de lograr una estrategia efectiva de branding emocional, Marc Gobe nos presenta los siguientes mandamientos muy importantes de considerar si deseamos que nuestra campaña logre los objetivos deseados:

  1. Pasar del concepto de consumidores al de ser humano. Los consumidores compran, los seres humanos sienten, viven, pasan por experiencias. El branding emocional crea una relación de respeto mutuo. De esta forma se genera confianza en los consumidores, los que a su vez compran porque se sienten identificados y atraídos con la marca.
  2. Pasar del producto a la experiencia. Dejar de querer cubrir necesidades con nuestros productos y empezar a cumplir deseos por medio de experiencias.
  3. Pasar de la honestidad a la confianza. La honestidad se espera, la confianza hay que construirla, esto requiere un genuino esfuerzo del equipo de marketing por buscar maneras de crear y mantener una relación basada en la confianza.
  4. De la calidad a la preferencia. Esto no significa dejar de ofrecer calidad, significa agregar el plus emocional que haga a nuestro público conectarse e identificarse con nosotros y gracias a esto, elegirnos por encima de los muchos productos que existen en el mercado.
  5. De la notoriedad a la aspiración. No basta con sólo ser conocido, es necesario que inspiremos a nuestros usuarios, que nos ganemos su corazón.
  6. De la identidad a la personalidad. La identidad habla de quién eres como marca, la personalidad muestra el carácter y carisma de la misma, el cual determinará una respuesta emocional positiva hacia nosotros.
  7. De la función al sentimiento. La función habla de las cualidades superficiales y muchas veces prácticas de la marca, mientras que el diseño o el storytelling conectan de manera más emocional con el usuario.
  8. De la ubicuidad a la presencia. La ubicuidad es la capacidad de estar presente en todas partes al mismo tiempo, la reacción de alegría, conciencia, comodidad, que obtenemos de los usuarios al vernos es lo que nos abrirá camino en su corazón.

9. De la comunicación al diálogo. La comunicación radica en decir lo que ofrecemos, el diálogo invita a los usuarios a compartir con nosotros, a vivir una experiencia con juntos.

10. Del servicio a la relación. El servicio vende, el branding emocional construye relaciones especiales, conecta profundamente a la marca con el usuario, crea vínculos, y esto es muchísimo más valioso y duradero.

Así que ya sabes, la próxima vez que te veas tentado a contar los beneficios de tu producto piensa que los consumidores no son únicamente seres racionales, las emociones son las que ligan el corazón de los usuario directamente con nuestra marca.

Deja un comentario

Deja un comentario