Hay quienes dicen que la práctica de hacer buen marketing es similar al proceso de enamorar.

Cuando lo traducimos a términos de negocios, el objetivo sería enamorar al cliente. Pero la pregunta es ésta: ¿cómo enamorar a mi cliente?

Considerar el inbound marketing como filosofía en tu marca, brinda muchas herramientas para atraer y con suerte enamorar a tu target.

¿Por qué digo con suerte? Porque lamentablemente NO EXISTE UNA FÓRMULA MÁGICA, una relación satisfactoria con tus clientes sólo se consigue a través de un proceso de experimentación continua, basándose claro en las herramientas y estrategias de marketing que los profesionales de este medio conocemos.

¿Y por qué digo esto tan segura? Porque el inbound marketing se trata de atraer a tus clientes, no de perseguirlos.

Una táctica de atracción eficaz es el content marketing. No olvidemos que los elementos del amor a la marca están en el contenido.

Y por último yo recomiendo “dejar de lado la agresividad y el intrusismo al tiempo hace que te centres en conseguir permiso de los consumidores antes de continuar con el proceso de venta” como bien menciona Seth Godin en su concepto de permission marketing.

Deja un comentario

Deja un comentario